Primeros frutos de un cambio de mentalidad

Por Miguel Febles Hernández

En amplio recorrido por zonas ganaderas de esta provincia, José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido, constató cómo se abre paso entre los vaqueros agramontinos un nuevo modo de pensar y de actuar, que se sustenta en la necesidad de diversificar el espectro productivo e incrementar el aporte de alimentos a la sociedad.

Al referirse a ese cambio de mentalidad como productores integrales, el también vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros insistió en que, si bien hay que poner todo el empeño en la recuperación ganadera, urge igualmente virarse para la tierra y extraerle mayores frutos, a partir de un fuerte movimiento que involucre a todas las entidades del sector en el territorio.

En uno de los centros para la cría artificial de terneros, Machado Ventura intercambió sobre las ventajas de este tipo de instalación para la recuperación ganadera. Foto: Miguel Febles Hernández

Acompañado por Jorge Luis Tapia Fonseca e Isabel González Cárdenas, máximos dirigentes del Partido y del Gobierno en Camagüey, Machado Ventura verificó en los municipios de Guáimaro, Sibanicú y Jimaguayú la marcha de los trabajos de rehabilitación de las áreas y la infraestructura que permitirá restablecer el flujo zootécnico en el manejo del rebaño vacuno.

Tal programa incluye la rea­pertura de vaquerías y unidades para la cría artificial de terneros, el desarrollo de las novillas y pastoreos para la ceba de animales, acciones que deben repercutir en el mejoramiento de la actividad reproductiva, la calidad genética de la masa ganadera y redundar en beneficio de la producción de leche y de carne.

Ejemplos en ese empeño son la cooperativa de créditos y servicios Evelio Rodríguez Curbelo, primera del país en alcanzar en la actual campaña el millón de litros de leche vendidos a la industria, y la vaquería 1-14, de la unidad básica de producción cooperativa La Paz, cuyo colectivo ha acopiado hasta la fecha más de 100 000 litros del alimento.

En ambas entidades, el alto dirigente de la Revolución reiteró que nadie debe conformarse con lo logrado y llamó a combatir la dañina autocomplacencia y la dilación innecesaria en la ejecución de las inversiones, que en no pocos lugares entorpece y frena el desarrollo, cuando lo importante es desplegar las reservas productivas y buscar el extra en cada actividad.

La Empresa Agropecuaria Rectángulo, de Guáimaro, trabaja en la recuperación de los pastoreos con todas las condiciones para la ceba de animales. Foto: Miguel Febles Hernández

Machado Ventura comentó al respecto que todo el mundo tiene derecho a beneficiarse económicamente: el productor individual, la cooperativa, la empresa, pero primero que todo deben prevalecer los intereses supremos del país, cuyo gobierno eroga cada año cuantiosos recursos financieros para mejorar y crecer en la producción agropecuaria.

«Es por ello, agregó, que los directivos, trabajadores y campesinos deben conocer cuánto cuesta cada equipo que el Estado pone en sus manos, en qué tiempo se pagarán las inversiones, cómo aprovechar al máximo cada pedazo de tierra o recurso, y cómo se comportan los principales indicadores de eficiencia. Eso, en definitiva, es administrar».

En su visita a Camagüey, Machado Ventura recorrió unidades agrícolas donde se incorporan nuevas áreas a la producción de viandas, granos y frutas. Foto: Miguel Febles Hernández

El segundo secretario del Comité Central del Partido recorrió también unidades agrícolas de Santa Cruz del Sur, donde se incorporan nuevas áreas a la producción de viandas, granos y frutas, a partir de la aplicación, en busca de mayores rendimientos, del intercalado de cultivos, la siembra escalonada y el empleo de sistemas de riego más eficientes.

Finalmente visitó en la ciudad cabecera provincial el Hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech, institución que exhibe hoy un mayor confort y resultados favorables en la asistencia médica, la actividad quirúrgica y la docencia, a 55 años de su inauguración por el propio José Ramón Machado Ventura cuando fungía como ministro de Salud.(Sierra Maestra)