“El Sembrador”

Por: Yolanda Molina Pérez

Jorge tiene un manto verde, y no hablo de una capa de superhéroe, es muy grande para llevarlo atado al cuello; tampoco me refiero a la planta ornamental que responde a ese nombre común. Se extiende a lo largo de 27 hectáreas (ha) y sería prudente ampliarlo mucho más.

Su posesión es una finca en el plan de desarrollo agrícola Hermanos Barcón, allí todo está plantado y lo que no, listo para recibir la simiente. Boniato, yuca, tomate, frijol, malanga, frutales... ocupan las dos caballerías de tierra. Con siembra escalonada para garantizar las atenciones culturales óptimas y evitar los picos de cosecha.

A SOLO UN AÑO...

Marcelo Jorge Valle Casanueva, tiene 52 años, la mitad de ellos dedicados a las labores agrícolas y hasta hace solo un año, podía definirse como tabacalero, pero según confiesa, siempre lo atrajeron los cultivos varios. Y a una edad en la que la experimentación se considera un riesgo, decidió cambiar.

Había oído de las perspectivas a largo plazo, de cómo estaban utilizando equipos, tecnología y destinando recursos para potenciar las zonas que iban arrebatándole al marabú en “Barcón”, supo que iban a priorizar la limpia de aquellos que pudiesen pagar sin mediar crédito, y no lo pensó más.

Entregó la parcela que tenía como usufructuario y solicitó nuevas áreas, financió el desmonte y preparación inicial. Un proceso que duró de abril a noviembre del 2016. Asegura por una punta iba saliendo el tractor, y por la otra él iba comenzando la siembra de tomate.

Los resultados de las cosechas hasta la fecha ya le permitieron amortizar la inversión y obtener ganancias. Reconoce que como cualquier campesino había realizado sus siembras de viandas y granos, pero agradece el asesoramiento recibido por los especialistas de la Empresa de Acopio y Beneficio de Tabaco (ABT) Pinar del Río y acota: “aquí uno no está por su cuenta, te ayudan y orientan.”

También considera una fortaleza el acceso a la maquinaria, pues por solo citar un ejemplo, la superficie que queda plantada en dos horas y 45 minutos, le llevaría a él y sus cinco obreros, dos días de intensa faena, por demás queda el campo más tupido y fertilizado.
Sin duda, mucho mejor.

ASUNTO DE FAMILIA

María Eugenia Arencibia Martínez lleva 30 años casada con Jorge, y no niega que un principio, dudó en dejar la comodidad de su casa en la comunidad El Sitio, para venir a la bienechuría, pero sabía que su presencia beneficiaría tanto a los obreros como al esposo.

Podrían almorzar en la misma finca, sin trasladarse seis kilómetros (km) entre ida y vuelta para hacerlo, además lleva la economía, el pago a los jornaleros y cuando es preciso porque otras gestiones mantienen al cónyuge fuera se ocupa de dirigir todo el trabajo.

Más que empleados y empleadores parecen amigos, aunque esos hombres que no temen al rigor de las labores en el campo, si tiemblan ante la maestría de María Eugenia con el dominó, los asola en los partidos que juegan cada mediodía como sobremesa.

La mesa artesanal está ubicada en un ranchón, al que los planes futuros contemplan con más confort, para que la dama tenga mejores condiciones en su cocina y ellos para el descanso.

También es una proyección que el hijo mayor, licenciado en Matemática y Física, el cual comparte el manejo de la finca con el padre, tenga su propia parcela. Colindante con la del progenitor, todavía es zona infestada de marabú, pero ellos saben que convertirla en tierra productiva, es solo cuestión de tiempo.

La pequeña de la casa es una joven de 17 años que cursa el duodécimo grado y aspira a continuar estudios en cualquier especialidad asociada al área de la Salud.

Y ADEMÁS...

Entre las acciones emprendidas por este campesino para optimizar su tiempo y asegurar el éxito en las cosechas, está la creación de dos pequeños almacenes; con materiales reciclados, en el pequeño tiene los productos químicos y en el más grande los fertilizantes.

Le ha posibilitado tener allí todos los aseguramientos para la campaña y poder aplicar cada uno de ellos en el momento preciso. Señala que en los cultivos de ciclo corto es vital que sea así, porque la diferencia se nota hasta en el área que se beneficia por la mañana y la que se le hace por la tarde; “pues imagínese usted cuando hay varios días de diferencia”.

A pesar del poco tiempo de creada la finca, hay una cultura del detalle que se impone sobre lo rudimentario de las condiciones, la cerca perimetral, la limpieza de las áreas, la delimitación de espacios. Todo el lindero está plantado con frutales, mango y coco predominan, aunque también hay mamey, plátano y fruta bomba.

Más allá de funciones ornamentales, también serán plantaciones comprendidas en su plan para realizar entregas a la industria. Otras producciones para el consumo doméstico salen de la improvisada colmena y aves de corral.

Actualmente procesa maní para obtener semilla e incluirlo en planes futuros. Diversidad, escalonamiento, aprovechamiento del suelo, rotación de cultivos y otras buenas prácticas distinguen el quehacer de este hombre.

Quien cifra muchas esperanzas en la creación de la Unidad Empresarial de Base (UEB); “con eso se nos facilitaría la compra de insumos, el acceso a la maquinaria y el pago inmediato, sería mucho mejor.”

EL SEMBRADOR

Al preguntarle por el nombre que dará a su finca dice que será “El Sembrador”, y hace referencia a un versículo bíblico: “El que abundantemente siembra, abundantemente recogerá y el que escasamente siembra, escasamente recogerá”.

Y añade que no se sentiría bien si no dijera que atribuye a Dios, sus resultados, porque desde su fe cristiana ha orado mucho a él y le da gracias, por las autoridades de este país, la provincia y la Empresa.

Su sueño es que el proyecto, mediante el cual debe poder contar con un sistema de riego de Pivot, mucho más eficiente que los que posee ahora y con eso si podría tener esto produciendo los 365 días del año.

Las tierras de Jorge están cubiertas de un extremo a otro de verde, diversos tonos de acuerdo a la etapa del cultivo, y la variedad; dicen que ese es el color de la esperanza y hace falta ver muchas más áreas en estado similar, para que, en mercados y placitas, también haya otro color.

Tomado de: Guerrillero