Acceden campesinos a texto sobre plantas medicinales

Por Pablo Soroa Fernández

La monografía El cultivo de las plantas medicinales en Cuba: su agrotecnia y uso, ha tenido gran impacto en el campesinado guantanamero, aseguró hoy a la ACN un importante científico del extremo más oriental de Cuba.

El Máster en Ciencias Oscar Borges Escandón, especialista en proyectos de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) en la más oriental provincia cubana subrayó la utilidad del texto, el cual divulga el patrimonio vegetal del país entre los hombres del campo, decisores y estudiantes de agronomía en nuestras universidades.

Consideró el entrevistado que el compendio complementa el Libro Plantas Medicinales, aromáticas y venenosas de Cuba, del Doctor Juan Tomás Roig Mesa, “porque pormenoriza la forma de siembra y de atención a esas especies durante su período de cultivo”.

“El cultivo de…” fue reproducido en el programa Prácticas agropecuarias sostenibles y adaptadas al cambio climático en la provincia de Guantánamo, que cerró a mediados de 2017, y en el cual intervinieron la ANAP, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) y las organizaciones no gubernamentales Cooperación belga para el desarrollo y Oxfam.

La iniciativa contribuyó a incrementar  en los municipios de Manuel Tames y Niceto Pérez la resiliencia, término que se refiere a la capacidad de las comunidades y ecosistemas de absorber perturbaciones sin alterar significativamente sus características de estructura y funcionalidad.

También fortaleció las capacidades de cooperativistas y de la ANAP sobre la Gestión de Reducción del Riesgo y la Adaptación al cambio climático, de acuerdo con el folleto dedicado al ilustre sabio y botánico cubano, al ingeniero Julián Acuña Galé y la Doctora Nilda Blanco Sánchez, “por sus valiosos aportes a las Ciencias Agrícolas”.

Ramiro Cobas Durán, campesino del guantanamero valle de Caujeri,mencionó a la ACN los beneficios de aplicar las instrucciones agroecológicas del Manual en su finca La Ofelia, acreedora de la Condición de la Doble Excelencia en la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar.

En sus dos hectáreas de la Cooperativa de Créditos y Servicios Mariana Grajales, prevalece un modo de producción agropecuaria preservador del suelo, agua y bosque, y garante de una cosecha de alimentos sanos y de alta calidad, en plantaciones resistentes a la sequía y favorecedoras de la adaptación al cambio climático.(ACN)