Por superar retos sector agrícola en Granma

Por Juan Farrell Villa

El  2018 tiene, de nuevo, grandes retos para la agricultura no cañera, con peso determinante en el sector primario de la economía y en la calidad de vida de la población.

Granma, eminentemente agropecuaria, cuenta con el potencial suficiente para producir mucho más alimentos por la vía de incrementar la eficiencia, la productividad y los rendimientos agrícolas, lo cual  contribuiría a la exportación de más productos y en la sustitución de importaciones.

El  año recién finalizado resultó difícil y complejo con afectaciones climáticas, primero intensa sequía y después,  constantes precipitaciones  que provocaron la pérdida de cosechas y  otros daños en los cultivos y la ganadería.

Sin  dejar de reconocer la influencia que tiene el cambio climático en la actividad  desempeñada en lo fundamental a cielo abierto, no todas  las  insuficiencias  en  la rama  son imputables a esa situación.

Indisciplina tecnológica, incumplimientos en la contratación  de bases productivas, deficiencias organizativas, falta de control administrativo, bajos  rendimientos e inadecuado manejo de la masa dejaron su  negativa huella.

Los tabacaleros no lograron el  acopio de la hoja ni los industriales la elaboración de torcido para la exportación, a lo que  se sumaron los productores de maíz. Igual sucedió con la Apicultura que solo obtuvo el 81 por ciento del plan en la miel de abeja.

No obstante, hay que reconocer los resultados en varios indicadores productivos, aún discretos y lejos de la potencialidad que exige mayor compromiso.

La producción agropecuaria, como asunto de seguridad nacional, está urgida de jerarquizar en la provincia la máxima de no gastar más de lo que tiene y alcanzar la rentabilidad de la totalidad de las empresas.

En la etapa continuó el proceso de reordenamiento por las bases productivas y el sistema empresarial, que deben demostrar la validez de las medidas aplicadas al romper obsoletos esquemas y ataduras en las relaciones contractuales, y la  obtención de la real eficiencia en la empresa socialista en el futuro inmediato.

El logro del aumento en el volumen de productos para bajar los precios es posible si se aprovechan más y mejor las tierras ociosas o deficientemente explotadas, otorgadas en usufructo a miles de granmenses, se capacitan, aplican la ciencia y técnica  y rescatan prácticas y conocimientos de antaño.

Aun están por resolver incorrecciones en la contratación y comercialización  para satisfacer la siempre creciente necesidad de la población y se  reclama de un particular esfuerzo en correspondencia con los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y de la Revolución.

Alexander Rojas Pérez, delegado provincial del Ministerio de la Agricultura, informó  del 104 por ciento de  cumplimiento en la  producción de los cultivos varios en lo que sobresalen los granos, viandas, hortalizas y frutales.

Destacó  la entrega,  por encargo estatal, a la industria alimenticia de  ocho mil 640 toneladas de tomate y otras cinco mil de mango y la venta  de mil 350 toneladas de frijoles al Ministerio de Comercio Interior (Mincin) con destino a la canasta básica familiar.

Además,  el sector  excedió  lo previsto en los programas arrocero, cafetalero e integral de  la ganadería con la producción y comercialización  de más de 32 millones de litros de leche fresca de vaca, 10 mil 246.9 toneladas de carne vacuna, otras  11 mil 469.2  de cerdo y rebasó los  137 millones de huevos de gallina.

Asimismo,  quedaron sembradas 75 mil 753 hectáreas en los cultivos varios en la etapa y trabajarán en el 2018  por aumentar los rendimientos para respaldar con producción las inversiones y llegada de modernos equipos,  como tractores, termos de refrigeración para los puntos de enfriamiento de la leche, de ordeño mecánico y  otras modernas tecnologías.

Mas, es imprescindible convencer con un abastecimiento estable a la industria, mercados estatales y puntos de venta con variedad y calidad, todos los días habilitados, reforzados con las jornadas destinadas a las ferias.

Insistir en torno al papel dinamizador de la agricultura granmense, -dependen cientos de miles de personas-  no solo por la  alimentación, sino que  también  hace posible el desarrollo y conquistas  sociales  del  territorio si  acrecentara sus aportes a la economía nacional.(La Demajagua)